Sabores auténticos en todos sus productos. Aromas y sabores de siempre, que han sabido conquistar un puesto de privilegio en las mesas más exigentes.

Se comenta que para la elaboración de un jamón de bellota que sea de primerisima calidad, único en el mundo, como el que sale, se cura en los mejores secaderos.

Tan solo son precisos tres requisitos: la calidad de los animales, la alimentación y el cariño que una empresa familiar de tanta tradición le presta. Resumiendo: la mejor materia prima, una buena y esmerada elaboración y no tener prisa para conseguir el mejor producto posible, sin importar el coste final, porque es sabedor de que el cliente al final paga por una obra irrepetible.

A la vez que nuestra fabricación se basa en el tratado natural de los productos, no es por ello descartable la innovación en instalaciones, ni en la labor de investigación, lo que nos llevo a que hace ya ocho años nos embarcamos en estudios sobre el Jamón Ibérico.

Una vez sacrificados estos cerdos, toda la curación de jamones y paletas se realiza de un modo totalmente artesanal, garantizando de esta forma el sabor y aroma inconfundibles, a la vez que toda la gama de embutidos y lomos ibéricos.